Elisa Alanís
Image

"Razones y pasiones" Estudió la carrera de Ciencias de la Comunicación, además tiene una maestría en Relaciones Internacionales y cursó el posgrado de Análisis Político y Medios de información. Ha sido titular del noticiario del Poder Judicial de la Federación y del programa de reportajes, análisis y entrevistas Con Elisa, entre otras de sus actividades. Ganó el Premio Nacional de Periodismo 2004 en el XXXIV Certamen Nacional de Periodismo.

Muestra

[Razones y Pasiones]

Jueves, 29 de diciembre de 2016 20:41 Elisa Alanís

Gasolinazo, ¿mientras Videgaray va por la Presidencia?

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

El mayor atributo de Luis Videgaray es la fascinación y confianza que le tiene el presidente Enrique Peña.
No es que el doctor Luis carezca de virtudes, pero se convirtió en mito más que en realidad. Eso le alcanza para seguir acumulando poder.
No fue el “Golden Boy” que llevó a buen término las grandes reformas, pero continúa decidiendo parte del destino del país.
En la escuela:
Para compañeros del Green Hills, que convivieron durante años cruciales de formación, es un hombre que viene de buena familia. Su madre, Kiki Caso, tuvo que sacar adelante a los hijos tras la muerte de su esposo. A diferencia de ella, de su hermano Eduardo y de su hermana Elena, el joven Luis era más bien retraído.
No se puede decir que sus compañeros lo “bulleaban”, pero digamos que no era el más popular del colegio.
Él iba a lo suyo. Amable, calculador, estudioso, circunspecto. Así logró ganar la presidencia de la sociedad de alumnos en la escuela. Y de ahí ‘pal real’.
En el gabinete de Peña Nieto:
Para muchos políticos, Videgaray es el “Pepe grillo” de Peña. Quien le habla al oído. A quien le cree. De esa creencia surgió la complicidad en el poder. Primero en el Estado de México y luego...