Miguel Alemán V.
Image

Nació en Veracruz el 18 de marzo de 1932. Egresado de la UNAM, es licenciado en Derecho. Fue Coordinador General de Noticieros de Telesistema Mexicano S.A.; Director Fundador de la Dirección de Noticieros de Telesistema Mexicano S.A.; primer Vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de Radiodifusión; miembro del Consejo Consultivo Internacional de Americas's Society; consejero de Panamerican Development Foundation; fundador de la primera sucursal en Veracruz del Banco de la Mujer, denominada Asociación de Mujeres Empresarias, A.C. (ADEM); Vicepresidente y Subdirector General de Novedades Editores, S.A. de C.V.; y miembro del Consejo Directivo de la Fundación Cultural Televisa. Es también conocido por su trayectoria periodística en las revistas Siempre y Visión Latinoamericana. Hasta el día 1 de mayo de 2000 fue Vicepresidente y Presidente Ejecutivo de Televisa, S. A. de C. V. Fue miembro del Consejo Consultivo de UNICEF en México, del Consejo Consultivo Latinoamericano de Coca-Cola Internacional; del Consejo de Administración de Aeroméxico; y de la H. Junta de Gobierno del Colegio de la Frontera Norte. Ex-gobernador de Veracruz (1998-2004).

Muestra

El México anónimo

Martes, 26 de septiembre de 2017 19:39 Miguel Alemán V.

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

La sociedad progresa más cuando comparte un buen motivo. El pasado 19 de septiembre México vivió nuevamente un evento imponderable e impensable, dado que no existe la forma en que se pueda predecir un temblor, y mucho menos que pueda definir la razón por la cual se repita en una misma fecha. Tampoco hay un villano responsable de este tipo de fenómenos naturales ni tienen una causalidad imputable a un gobierno o a una organización.
Sabemos que cuando el individuo o la sociedad experimentan una experiencia traumática el primer intento es el de regresar lo más pronto posible al estado original. No obstante a las lamentables consecuencias debemos aprovechar el cambio social que hoy vive nuestro país. Ello significa que hemos avanzado a un estadio superior de comportamiento social.
Así, en medio de la tragedia, la sociedad encontró una nueva forma de fortalecer la cohesión social con una renovada corresponsabilidad anónima, desinteresada y generosa.
La velocidad con la que se ha re direccionado la voluntad de la sociedad es un elemento que si fuera de manera intencional duraría años. Sorprendentemente este proceso de reprogramación espontánea de hábitos sociales voluntarios fue lo que permitió que aflorara el sentimiento latente de corresponsabilidad y de empatía r...