Muestra

[Epicentro]

Domingo, 5 de marzo de 2017 20:44 León Krauze

Vida y obra de un estadounidense modelo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

En un acto de notable crueldad incluso para él, Donald Trump ha comenzado a vender la idea de una posible reforma migratoria que acabe con el temor que ha ensombrecido la vida a millones de indocumentados en tan solo un mes y fracción de su gobierno. El anuncio es una bajeza por varias razones. La primera tiene que ver con la auténtica probabilidad de aprobación de una reforma que de verdad se acerque a ofrecer la estabilidad que requiere la comunidad indocumentada. Trump sabe que tratar de promulgar un proyecto de ley incluso remotamente parecido a una amnistía equivaldría a un suicidio político con su base de votantes, ese público que ha sido y será su objetivo mientras se mantenga en el poder. Por eso, es previsible que cualquier proyecto de reforma migratoria trumpista, seguramente palomeada por radicales antiinmigrantes como Jeff Sessions, Chris Kocach o Mark Krikorian, no solo no ofrecería un camino a la ciudadanía, sino que reduciría al mínimo las garantías legales para la comunidad indocumentada. Pero eso no es todo. Como ha explicado el propio Trump, el hipotético nuevo sistema enfatizaría la inmigración de personas altamente calificadas y con recursos económicos suficientes, al mismo tiempo que cerraría l...