Mauricio Merino
Image

es doctor en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid. Ha escrito y coordinado varios libros y ensayos sobre su especialidad. Fue presidente del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública; ha sido profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), en El Colegio de México (COLMEX), en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Muestra

En aras de la justicia

Domingo, 4 de noviembre de 2018 19:59 Mauricio Merino

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Hace tiempo me propuse escribir un largo ensayo sobre la vigencia de las virtudes cardinales que exigían los clásicos: la templanza, el coraje, la prudencia y la justicia. Avancé en las tres primeras constatando que, en nuestros días, no existe una sola idea en torno de las humanidades que no haya sido anticipada ya por otros en un océano de debates. Quizás tiene razón Martha Elena Venier, quien suele afirmar que después de la obra de Aristóteles todo ha sido una elaboración circular sobre los mismos temas.
No he logrado completar esa tarea porque me tropecé con la justicia: el tema más tratado de todos a lo largo de la historia. Observé que hay por lo menos diez entradas diferentes para abordarla y que cada una tiene tesis que se contradicen con las otras. Aprendí, sin embargo, que según los clásicos la justicia es imposible si faltan las otras tres virtudes: no la hay, por ejemplo, si pretende construirse sobre la base del odio o el encono, porque entonces se convierte en venganza y la venganza no es justicia; que no puede conseguirse desde la cobardía o la temeridad, porque el verdadero coraje reclama tanta valentía como sensatez; y que es imposible tenerla sin admitir las consecuencias de los actos propios y sin asumir la responsabilidad de corregirlos, cuando...