Salvador Garcia Soto
Image

Como un juego de dados su vida ha sido un deambular entre la prensa escrita, la radio y la televisión. La impredecible política lo ha llevado a ser un duro crítico durante casi diez años en una columna que ha dictado si el país se dirige a Serpientes y escaleras. Desde hace dos años es la voz dura del programa El Weso, y entre sus avatares periodísticos se encuentra la dirección del periódico La Crónica así como colaboraciones en noticieros de radio y TV, revistas y distinto medios a nivel nacional. Actualmente conduce el programa de TV-Código 2007, una producción de EL UNIVERSAL TV y que se transmite por Proyecto 40. Tapatío de nacimiento, es amante del cine de arte, de la buena comedia en teatro y un ecléctico en la música.

Muestra

[Serpientes y Escaleras]

Martes, 19 de septiembre de 2017 23:42 Salvador Garcia Soto

CDMX, la nueva herida

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Todavía estaba vivo el recuerdo, la cicatriz abierta de aquel 19 de septiembre de 1985 y justo en el mismo día, a 32 años de distancia y apenas unas horas de diferencia, el suelo se volvió a cimbrar. El crujido de los edificios que se colapsaban, el polvo que invadía el ambiente, el pavimento inestable; y en los rostros de los capitalinos una vez más la angustia, el dolor, la desesperación. Parecía que el tiempo hubiera retrocedido tres décadas y dos años atrás y otra vez la llaga abierta: una ciudad que, en cuanto se recuperaba de la sacudida, se descubría otra vez herida, lastimada, destruida en algunas de sus colonias y azorada y colapsada toda.
Primero la inquietante voz de la alerta sísmica que anticipaba el sismo, luego segundos de confusión para saber si era un nuevo simulacro como el que había ocurrido apenas un par de horas antes; luego el mareo, el vértigo y los gritos de angustia "¡Está temblando, está temblando", y el descenso ordenado de los edificios, siguiendo instrucciones del personal de protección civil que, por más que trataban de calmar la situación no lograban evitar los ataques de pánico, las lágrimas, el miedo que explotaba en algunas personas que sentían cómo se balanceaban el piso y los edificios. La...