Salvador Garcia Soto
Image

Como un juego de dados su vida ha sido un deambular entre la prensa escrita, la radio y la televisión. La impredecible política lo ha llevado a ser un duro crítico durante casi diez años en una columna que ha dictado si el país se dirige a Serpientes y escaleras. Desde hace dos años es la voz dura del programa El Weso, y entre sus avatares periodísticos se encuentra la dirección del periódico La Crónica así como colaboraciones en noticieros de radio y TV, revistas y distinto medios a nivel nacional. Actualmente conduce el programa de TV-Código 2007, una producción de EL UNIVERSAL TV y que se transmite por Proyecto 40. Tapatío de nacimiento, es amante del cine de arte, de la buena comedia en teatro y un ecléctico en la música.

Muestra

[Serpientes y Escaleras]

Viernes, 11 de mayo de 2018 23:15 Salvador Garcia Soto

49 días… ¡es la guerra!

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

A mes y medio de la votación que definirá una elección presidencial histórica, la intensidad se acerca al punto de ebullición en la polarizada contienda por el poder: mientras el puntero, Andrés Manuel López Obrador lucha por mantener la delantera encapsulando a su "yo" interno y manda enviados a tender puentes de "paz y diálogo" para evitar la guerra con los empresarios que no lo quieren; el segundo lugar, Ricardo Anaya, lanza una dudosa liana en forma de encuesta (GEA-ISA) que lo crece y le da el efecto óptico de acercamiento a la punta, que desde sus propios números internos se ve "a tiro de piedra"; en tanto, desde el tercer lugar, desesperado, José Antonio Meade les grita pérame y a golpe de becas, guarderías subsidios a la pobreza (2 millones más al Próspera) y hasta promesas de"“salarios de 1,500 pesos a las jefas de familia" —que si él no fuera tecnócrata se llamarían populismo—, quiere alcanzar el urgido segundo lugar que lo resucite de entre los muertos o, en el peor de los casos, le ayude al PRI a frenar la caída en picada.
En el ambiente electoral enrarecido, irrumpen esta semana dos invitados no deseados: el presidente Peña Nieto, que en campaña olvida el grito visceral que lo llevó a Los P...