Salvador Garcia Soto
Image

Como un juego de dados su vida ha sido un deambular entre la prensa escrita, la radio y la televisión. La impredecible política lo ha llevado a ser un duro crítico durante casi diez años en una columna que ha dictado si el país se dirige a Serpientes y escaleras. Desde hace dos años es la voz dura del programa El Weso, y entre sus avatares periodísticos se encuentra la dirección del periódico La Crónica así como colaboraciones en noticieros de radio y TV, revistas y distinto medios a nivel nacional. Actualmente conduce el programa de TV-Código 2007, una producción de EL UNIVERSAL TV y que se transmite por Proyecto 40. Tapatío de nacimiento, es amante del cine de arte, de la buena comedia en teatro y un ecléctico en la música.

Muestra

[Serpientes y Escaleras]

Viernes, 10 de enero de 2020 21:02 Salvador Garcia Soto

Por mi raza, hablarán las armas

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)


Que un niño de 11 años de edad tenga acceso a un arma, que pueda llevarla a la escuela sin ser detectado por nadie y que pueda detonarla para matar a una profesora, herir a seis personas más y luego suicidarse de un disparo puede hablar muchas cosas: desequilibrios emocionales, sociales, ausencia de autoridad, tanto familiar como pública, influencias negativas del medio ambiente, de la tecnología y del constante bombardeo y exposición a información y actividades lúdicas que ensalzan la violencia. Todas y cada una de esas causas pueden estar detrás de la tragedia.
Pero lo más grave y doloroso que gritan los cuerpos inertes de un niño y su maestra sangrando, tirados en el piso de un colegio en Torreón, es que a fuerza de no hacer nada, de desentenderse y ser indolentes, de volverse ineptos e incapaces en la urgencia de frenarla, combatirla y castigarla las autoridades, la sociedad y hasta las mismas familias de México, hemos contribuido a normalizar y a escalar la violencia criminal y mortal que padecemos como país. Y al hacerlo, al quedarnos callados y mirar para otro lado, al culpar a los que nos antecedieron en los cargos públicos o a los "que andan en malos pasos", pretendemos que no es una aberración que mueran violentamente,...