Salvador Garcia Soto
Image

Como un juego de dados su vida ha sido un deambular entre la prensa escrita, la radio y la televisión. La impredecible política lo ha llevado a ser un duro crítico durante casi diez años en una columna que ha dictado si el país se dirige a Serpientes y escaleras. Desde hace dos años es la voz dura del programa El Weso, y entre sus avatares periodísticos se encuentra la dirección del periódico La Crónica así como colaboraciones en noticieros de radio y TV, revistas y distinto medios a nivel nacional. Actualmente conduce el programa de TV-Código 2007, una producción de EL UNIVERSAL TV y que se transmite por Proyecto 40. Tapatío de nacimiento, es amante del cine de arte, de la buena comedia en teatro y un ecléctico en la música.

Muestra

(Sustitución) Mauricio Merino

Domingo, 28 de marzo de 2021 21:24 Salvador Garcia Soto

El remedio y la enfermedad

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Dicen que saben hacia dónde están llevando al país. Nos anuncian un destino feliz, sin pobreza, sin corrupción y sin violencia que, además, habrá creado un nuevo modelo de bienestar para el mundo; donde prevalecerá la moral de los individuos, entrelazada con la ética pública; donde ya no habrá abismos entre pobres y ricos; y con un fuerte arraigo nacionalista, conducido por un Estado proveedor sin intermediarios.
Para llegar a ese mundo ideal, nos dicen, es preciso erradicar los obstáculos que lo impiden. Así como los insurgentes lucharon contra los españoles peninsulares; los liberales, contra los conservadores; y los revolucionarios, contra los porfiristas, así los partidarios de la Cuarta Transformación deben vencer a los neoliberales. Dicen que nada impide el establecimiento de aquella utopía, excepto quienes se obstinan en mantener privilegios injustos.
Sin embargo, las preguntas que ninguno de los defensores de ese proyecto ha logrado responder con fidelidad tienen que ver con el tiempo y el costo de esa transformación. ¿Cuándo estiman que llegará a realizarse esa utopía? Porque según los cálculos iniciales habrían de bastar dos años para arraigar los cambios indispensables y, hasta ahora, es evidente que ese plaz...