Alfonso Zárate
Image

Director general de Grupo Consultor Interdisciplinario, S.C., es licenciado en derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM y maestro en Sociología Política por The London School of Economics and Political Science. En el sector público fue director general de Análisis Político en la Presidencia de la República, asesor del secretario de Relaciones Exteriores, asesor del subsecretario de Gobernación y en el ámbito académico fue director de Estudios Políticos del CIDE y profesor en la UNAM.

Muestra

AMLO: "¿por mis pistolas"

Miércoles, 7 de noviembre de 2018 19:14 Alfonso Zárate

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

En nuestro sistema político el poder presidencial prevalece sobre los otros poderes: a las enormes facultades que la Constitución le confiere al titular del Ejecutivo se suman las que le otorga la costumbre. Ante tal supremacía, gobernar sin excesos depende en gran medida, no de los contrapesos institucionales o fácticos, sino del buen juicio del presidente.
Don Adolfo Ruiz Cortines no tenía título académico y en el Ejército apenas alcanzó el grado de mayor, pero era un hombre juicioso, honesto y austero. Los límites a su gran poder lo daban su autocontención, su inteligencia y su patriotismo. "No siembro para mí", solía decir. Su gobierno rindió frutos.
A partir de la experiencia inglesa —un parlamento que moderaba al monarca—, Montesquieu desarrolló su teoría del equilibrio de poderes que sintetizaba en una frase: le pouvoir arréte le pouvoir (que el poder frena al poder). La democracia en Estados Unidos consagró en su Constitución el sistema de checks and balances, diseñado para que ninguna rama —Ejecutivo, Legislativo o Judicial— pudiera excederse en el uso del poder o asumir el poder absoluto (Trump ha puesto a prueba ese sistema).
Pero ante la concentración de poder que la mayoría de los electores le concedió a López Obrador, un...