Raúl Rodríguez Cortés
Image

Es licenciado en Comunicación por la UNAM, dirigió el Centro de Producción y Programas Especiales de la Presidencia de la República (CEPROPIE). Es columnista de El Gráfico de EL UNIVERSAL desde el 27 de marzo de 2006 y articulista de la revista Siempre. Actualmente es el coordinador de información de El Noticiero con Joaquín López Dóriga de TELEVISA y conductor de los cuatro espacios noticiosos matutinos de los domingos en Foro TV (canal 115 de Cable y Sky). Ha sido ganador, en dos ocasiones, del Premio Nacional de Periodismo.

Muestra

[Gran Angular]

Martes, 26 de septiembre de 2017 20:59 Raúl Rodríguez Cortés

Rapiña electoral

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Ni la sociedad ni el gobierno hemos dimensionado los daños que nos trajeron los terremotos de septiembre. A veinte días del primero y ocho del segundo, apenas empezamos a vislumbrar el tamaño de lo que serán sus consecuencias.
La emergencia ha sido enfrentada en sus efectos más visibles e inmediatos, sobre todo en la ciudad de México y otras localidades más urbanas como Juchitán en Oaxaca. Pero es claro que hoy aún tenemos a miles de damnificados en comunidades retiradas de Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas.
En todos los casos, hay efectos sociales que apenas empezamos a ver. ¿Cuántos miles se quedaron sin casa? Ni siquiera hemos hecho un censo. De manera que hay redes sociales trastocadas, erosionadas. Los que perdieron el techo están con familiares que empiezan a resentir la carga de darles refugio y sustento. Muchos de ellos, dependientes de la economía informal, aún están imposibilitados de reanudar las actividades que les permiten sobrevivir.
Y también, en todos los casos, ya resentimos los efectos sicológicos de la tragedia, la sicosis colectiva que daña e inhabilita y que amenaza con desencadenar las complicaciones del estrés postraumático que demanda atención especializada en un país donde la seguridad social ha descuidado...