Raúl Rodríguez Cortés
Image

Es licenciado en Comunicación por la UNAM, dirigió el Centro de Producción y Programas Especiales de la Presidencia de la República (CEPROPIE). Es columnista de El Gráfico de EL UNIVERSAL desde el 27 de marzo de 2006 y articulista de la revista Siempre. Actualmente es el coordinador de información de El Noticiero con Joaquín López Dóriga de TELEVISA y conductor de los cuatro espacios noticiosos matutinos de los domingos en Foro TV (canal 115 de Cable y Sky). Ha sido ganador, en dos ocasiones, del Premio Nacional de Periodismo.

Muestra

[Gran Angular]

Jueves, 23 de noviembre de 2017 22:02 Raúl Rodríguez Cortés

Fue bendición o beso del diablo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

¿Querrá Peña Nieto llegar al quinto aniversario de su mandato sin que nada ni nadie le haga sombra al poder del que es depositario como Presidente y mostrar así, sin asomo de dudas, que está en pleno control del proceso sucesorio de su partido?
Hechos recientes sugieren que no sólo lo desea, sino que está obligado a hacerlo, sobre todo después del ruido ensordecedor que metió al proceso el canciller Luis Videgaray al plantear, ante el cuerpo diplomático acreditado en México, que uno de los presidenciables, José Antonio Meade, es el hombre que el país necesita, en un discurso-alabanza en el que incluso lo comparó con Plutarco Elías Calles.
Este deseo-necesidad de Peña Nieto lleva a pensar que el destape del PRI no será antes del viernes primero de diciembre, fecha del quinto aniversario de su toma de posesión, lo que detiene las expectativas de los acelerados que esperan para este fin de semana, o el lunes 27 de noviembre, la designación del candidato tricolor.
Y justamente en la presumible lógica de Peña Nieto (la del deseo de llegar con fuerza a su quinto aniversario y la necesidad de mostrarse en control de su sucesión), es que el PRI emitió anoche la convocatoria para elegir a su candidato presidencial, fijando ...