Muestra

[Pie de Foto]

Miércoles, 9 de septiembre de 2020 19:04 Paulina Lavista

El destino de un especialista y yo (VII)

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Consumado su amor y feliz, después de su boda, mi padre, el músico Raúl Lavista, quien debutó en el cine mexicano en 1934 , primero como autor de la canción "Ana" para la película Dos monjes, luego en 1936 como compositor de la música para el documental Irrigación, entró de lleno, a los 22 años de edad, en lo que sería su "especialidad" en su faceta como compositor de la música de fondo o acompañamiento, como se le suele nombrar, para su primera película de largometraje: Judas, estrenada en el cine "Rex" el 4 de septiembre de 1936. Recibió por ello la atención de la crítica y entre los recortes del archivo de mi padre encuentro que en 1936 a la música para el cine se le consideraba y se hablaba de ella; sin embargo, hoy en día los críticos cinematográficos mexicanos nunca se han ocupado de hablar de la música de fondo de las películas mexicanas, cuando en muchos países, como Francia o Estados Unidos, la consideran muy importante. Por ejemplo, en la Cineteca Nacional hay la "Sala Julio Bracho", "La Sala Tata Nacho" (que no era compositor de cine), etc. Jamás pensaron en los músicos de cine como mi papá o Manuel Esperón, Antonio Díaz Conde o Silvestre Revueltas, entre otros.
¿Cuál e...