Muestra

[Pie de Foto]

Jueves, 4 de julio de 2019 22:23 Paulina Lavista

¡¿Hija de Stravinsky… y de Wagner también?!

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)


No deja de ser azaroso que en un par de curiosas circunstancias me hayan considerado hija de dos de mis más grandes gigantes musicales. En mi artículo anterior conté que mi nariz de perico provocó que los amigos de mi padre, al conocerme recién nacida, le jugaran la broma de que yo, en realidad, era hija del gran músico Igor Stravinsky.
Sin embargo se suscitó que otra paternidad me fuera atribuida, según me contó el escritor José de la Colina, nada menos que por Luis Buñuel, a quién admiro como el mejor director de cine en español.
Mi verdadero padre, Raúl Lavista —conocido por mis pacientes lectores a lo largo de ya casi seis años de publicar quincenalmente esta columna—, fue uno, si no el mejor de los compositores de música para cine que ha dado este país. Mi papá musicalizó 370 películas y trabajó con los más importantes directores de cine nacional e internacional de 1934 hasta su muerte, en 1980. Entre muchos otros directores, fue el músico favorito de Julio Bracho, Alejandro Galindo, Juan Bustillo Oro, Roberto Gavaldón, Ismael Rodríguez, etc. De Luis Buñuel en México musicalizó: Susana, carne y demonio (1950), Una mujer sin amor (1951), El bruto (1952), Abismos de pasión (1953), El río y ...