Leonardo Curzio
Image

Su desempeño abarca el periodismo y la academia. Es conductor del noticiario radiofónico Enfoque de NRM y en televisión participa en el programa Primer Plano del Canal 11. Es doctor en Historia y ha impartido clase en diversas universidades. Es Investigador del CISAN, especializado en estudios estratégicos, y miembro del SNI. Ha publicado trabajos científicos en diversos países del mundo

Muestra

Morena

Domingo, 25 de agosto de 2019 20:11 Leonardo Curzio

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

A estas alturas, no es relevante si Morena se define como partido o movimiento. Hoy es la coalición gobernante y, en consecuencia, tiene las responsabilidades de un partido en el gobierno. Es claramente una institución política que funciona por la existencia de un líder carismático. La Cuarta Transformación, por ende, no es un corpus doctrinario ideológicamente ajeno a las tesis que el Presidente ha elaborado. La regeneración del país es, desde la óptica de Morena, la tesis de AMLO. Por tanto, no es una fuerza política que vaya a discutir en su seno tendencias ideológicas ni posturas de una internacional partidista. Es un partido cohesionado en torno al líder.
Pero, como Sergio Zermeño lo explicó hace años con el cardenismo (otro liderazgo carismático que unificó a corrientes ideológicas distintas), el liderazgo de Cárdenas mantuvo unida a la dispersión durante algún tiempo, pero el ocaso del líder siempre plantea el desafío de la institucionalización. El dirigente no puede tener respuesta para todo, sin convertirse en una suerte de gran timonel, pero sí a lo esencial. En una estructura democrática, los liderazgos carismáticos obedecen a contextos sociológicos específicos que los hacen posible. Dichos contextos tienden a desaparecer y esos líderes for...