José Woldenberg
Image

Político y académico mexicano que destaco como Consejero Presidente del Instituto Federal Electoral. Es Licenciado en Sociología, maestro en estudios latinoamericanos y doctor en ciencias políticas por la facultad de ciencias Políticas y Sociales de la UNAM .Profesor de Ciencia Política en esa misma institución, donde llego a ser fundador y líder del sindicato de los trabajadores, el STUNAM. Fue uno de los primeros Consejeros Ciudadanos del IFE (1994-1996), del cual fue también consejero Presidente durante la elección de transición en 2000. Fue miembro del Consejo Consultivo de la UNICEF en México y Consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Muestra

De la Colina: erudición gozosa

Lunes, 11 de noviembre de 2019 20:03 José Woldenberg

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Espero no equivocarme porque acudo a mi memoria: eran los años setenta, casi seguro en el canal 11 (el 22 no existía) y había un programa excepcional de crítica de cine: Emilio García Riera, Tomás Pérez Turrent y José de la Colina desplegaban una erudición gozosa. Daba la impresión que lo sabían todo sobre ese espectáculo/negocio/expresión cultural y en ocasiones arte, pero lo platicaban como si estuvieran jugando. Traían a cuenta directores, películas, géneros, hablaban del cine que no veríamos en México, de las vicisitudes de las películas mexicanas, pero también de los tipos que les quitaban el celofán a los dulces o de los devoradores de palomitas que con sus ruidos perturbaban las funciones. Sin arrogancia eran serios, pero risueños. Alejados del mal humor que se presenta como sinónimo de gravedad o peor aún de espíritu contestatario, eran críticos rudos, conocedores, pero alegres. Resultaban antisolemnes en una televisión más bien cuadrada (y no por el aparato). (Por cierto, De la Colina tiene un texto en el que ilustra cómo la venerada antisolemnidad de los años sesenta se convirtió, en ocasiones, en grosería).
Ese es mi primer recuerdo de José de la Colina. Y creo que ese mismo espíritu presidió su trabajo literario. A la vez docto y jugue...