Jean Meyer
Image

Profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) donde, además, fundó y dirige la División de Historia. Es miembro de la Academia Mexicana de Historia desde 2000 y director de la revista de historia internacional ISTOR. Ha sido profesor-investigador en El Colegio de México, en París y en Perpiñan, así como en El Colegio de Michoacán.

Muestra

Hasta la vista, señor embajador

Sábado, 7 de julio de 2018 17:46 Jean Meyer

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Se nos va el mejor y el más amistoso de todos los embajadores soviéticos y rusos que conocí; debo decir que conocí sólo el último y longevo diplomático soviético, una persona muy agradable y apreciada en México. Se nos va Eduard Malayán al término de una fructífera estancia de seis años. Ni modo, pero lo vamos a extrañar. Con razón se comenta que era el embajador más popular en México, en gran parte por su extraordinario sentido del humor. El historiador no puede resistirse a confirmar lo que se decía, antes de la desaparición de la URSS y en tiempo de la Perestroika: "el resurgimiento del humor ruso se ha beneficiado de la asimilación positiva de grupos minoritarios, tales como los armenios, dueños de una civilización oriental muy antigua, con un folklore fabuloso, acumulado a lo largo de siglos de persecución, nomadismo y aventuras comerciales". Como botón de muestra, les digo que armenios llegaron a nuestra Nueva España en el siglo XVII, y también en el Porfiriato, a tiempo para participar en la Revolución mexicana.
Tanto rodeo para señalar que, en los últimos años, tuvimos a dos embajadores armenios en la Ciudad de México, el de la República de Armenia, y el de la Federación de Rusia, Eduard Malayán, ruso con raíces armenias, como lo manifiest...