Jean Meyer
Image

Profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) donde, además, fundó y dirige la División de Historia. Es miembro de la Academia Mexicana de Historia desde 2000 y director de la revista de historia internacional ISTOR. Ha sido profesor-investigador en El Colegio de México, en París y en Perpiñan, así como en El Colegio de Michoacán.

Muestra

La línea roja

Sábado, 4 de mayo de 2019 18:40 Jean Meyer

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

El resultado de las elecciones en España es alentador; no se ha cruzado la línea roja que señala la frontera entre la democracia sin adjetivo y las democracias… no sé cómo llamarlas, ¿autoritarias, nacionales, hegemónicas? Ciertamente, el crecimiento del partido extremista derechista, Vox, es preocupante, pero no es el tsunami que algunos temían. De todos modos, hay que seguirle la pista, porque es su aparición que, en buena parte, explica la derrota de la derecha tradicional y la victoria socialista, de la misma manera que en Francia, hace años, el surgimiento del Frente Nacional debilitó a la derecha y consolidó la posición del presidente socialista Francois Mitterand; hoy, el Frente Nacional que ha cambiado de nombre, pero sigue igual, amenaza con ser el partido más votado en las elecciones europeas de fines de mes.
¿Dónde corre la línea roja? Corresponde, en los casos que tenemos a la vista, Polonia, Hungría, Chequía, Eslovaquia, Italia, Austria, incluso la Inglaterra del Brexit, al hartazgo del "pueblo" que no soporta más a los partidos tradicionales, a la política tradicional: "¡Todos corruptos! ¡Todos para afuera! Borrón y cuenta nueva, del pasado haremos tabla rasa". En la tranquila Finlandia, la ultraderecha se quedó muy cerca de surgir como la p...