Jean Meyer
Image

Profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) donde, además, fundó y dirige la División de Historia. Es miembro de la Academia Mexicana de Historia desde 2000 y director de la revista de historia internacional ISTOR. Ha sido profesor-investigador en El Colegio de México, en París y en Perpiñan, así como en El Colegio de Michoacán.

Muestra

Resurrección

Sábado, 16 de abril de 2022 20:41 Jean Meyer

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Bruno Latour, filósofo científico francés, en sus Tormentos de la palabra religiosa, dice que le "da vergüenza lo que oye a la hora del sermón cuando va a misa el domingo; pero vergüenza también del odio incrédulo o de la indiferencia burlona de los que se burlan de los que van a misa. Vergüenza cuando va, vergüenza cuando no se atreve a decir que va a misa". Más adelante, ya sin vergüenza, evoca la fresca que los monjes del convento de San Marco en Florencia pidieron al fraile Angélico; esa fresca representa el episodio del sepulcro vacío que encuentran las mujeres en aquella mañana del día domingo. No ven nada. La tumba está vacía. Fray Angélico pintó el ángel sentado que, de una mano, enseña el vacío de la tumba y de un dedo de la otra mano la aparición del Cristo resucitado con la palma del martirio y el estandarte de la salvación. Las santas mujeres no pueden verlo porque le dan la espalda. "Ya no está aquí", dice el ángel. Un monje mira sin ver nada porque baja los ojos. "Extraña representación en la cual nadie ve nada directamente: ni las mujeres, ni el ángel, ni el monje —ni yo, por consecuente—. Sin embargo, soy el único que ve la aparición pintada del Cristo… Ya no está aquí, tampoco en ese fresco muerto, dice el ángel… Entiendo...