Muestra

[En la Mira]

Miércoles, 3 de julio de 2019 21:34 Luis Cárdenas

Policía Federal al pabellón

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

"No estoy contra la policía, simplemente les tengo miedo"
Alfred Hitchcock.


Seamos francos, el proyecto de Guardia Nacional que hoy marcha sobre el país es una militarización de facto de la seguridad, algo impensable durante el régimen de Peña Nieto o de Felipe Calderón.
Hoy, en la 4T, soldados y marinos lo controlan todo, hacen más de lo que ya hacían y tienen más poder del que ya tenían, ahora, incluso, con un marco jurídico que les permite actuar sin temor a represalias legales.
La Guardia Nacional no es civil ni será civil jamás, ha sido parida por las fuerzas castrenses y así permanecerá en su código genético, se ve militar, parece militar, huele a militar… Es militar.
Empero, una institución de esta naturaleza no sobra en un país como México, un híbrido de estas características funciona bien para los más de doscientos mil muertos y doscientos mil desaparecidos de la última década, parece una respuesta sensata a los cárteles de la droga que cobran impuestos a la par que el Estado y resultan en gobiernos de facto que controlan amplios espacios del país.
El problema, quizá, es que la Guardia Nacional no es la única respuesta al problema de violencia que nos azota, sino, simplemente, un elemento ...