Muestra

[En la Mira]

Lunes, 14 de enero de 2019 21:43 Luis Cárdenas

Tata Andrés

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Eran las 10 de la noche del 18 de marzo de 1938, cuando el presidente Lázaro Cárdenas hacía público mediante un mensaje a la nación el Decreto Expropiatorio con el cual el petróleo "volvía a pertenecer" a los mexicanos.
Eran otros tiempos, eran otras ideas, era otro mundo… Aún, por ejemplo, no habíamos escrito algunas de las páginas más negras en la historia de la humanidad con la Segunda Guerra Mundial, el debate entre el comunismo y el capitalismo no se satanizaba entre sí a los niveles que lo haría décadas después, el neoliberalismo apenas se esbozaba con pinceladas muy lejanas y México era muy inocente, con el rescoldo, medio ardiendo, medio cenizo, de la Revolución en la memoria.
Las fotografías del pueblo llevando su ganado, sus ahorros, sus producciones y sus sacrificios en la gran colecta nacional son conmovedoras, era el México que soñaba con la "independencia económica", nadie pensaba entonces que el mundo se volvería una aldea global y que los conceptos de soberanía financiera podrían quedar sepultados ante la visión de la expropiación.
"El Tata" Lázaro marcó con fuego la memoria colectiva mexicana, el petróleo se volvió un concepto que supedita al producto, a la cosa en sí misma, al grado, irrisorio, de que en el...