Muestra

[En la Mira]

Lunes, 28 de agosto de 2017 21:31 Luis Cárdenas

Ricardo Anaya, el derecho a la desconfianza

El buen periodismo exige dudar de prácticamente todo, por eso, es incómodo por naturaleza

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Todos tenemos derecho a desconfiar, máxime en un país en donde una gran parte de las fortunas se ha construido a base de corruptelas y compadrazgo con el poder. El periodismo exige dudar, volver a dudar y seguir dudando de prácticamente todo, por eso, casi siempre, más en la política, es de una naturaleza incómoda.
Horacio Jiménez, periodista en este diario, hizo un buen trabajo, su trabajo, en el caso de la investigación sobre las propiedades de la familia política de Ricardo Anaya, consiguió testimonios, documentos y contó una historia que evidentemente molestaría a muchos y alegraría a otros, pero su trabajo no es una consigna de contentillos, simplemente es eso, contar una historia.
He platicado con Ricardo Anaya desde hace muchos años, siempre con un interés periodístico, inclusive desde antes de su ascenso en la política nacional cuando apenas era una figura local en Querétaro, como todos los políticos, Anaya tiene detractores y seguidores, me queda claro, él mismo me lo ha dicho al aire y de frente, que la investigación afectó fibras personales que podrían pensarse intocables, defiende a su familia...