Sara Sefchovich
Image

Escritora. Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Su primera novela, Demasiado amor, le valió el Premio Agustín Yáñez en 1990. Fue becaria del INBA/FONAPAS en el área de ensayo durante el periodo de 1980-1981. Es autora también de La señora de los sueños (1993) y La suerte de la consorte (1999). Asimismo, ha escrito ensayos y colaboraciones en revistas.

Muestra

Levantarse temprano

Sábado, 23 de junio de 2018 18:18 Sara Sefchovich

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Los mexicanos a quienes les hablan los candidatos no somos una sociedad homogénea, al contrario, somos una extremadamente diversa y llena de tensiones y choques.
Un campesino de Chiapas y uno de Guerrero, un empresario de Monterrey y uno en alguna ciudad media del centro del país, una prostituta de Guadalajara y un sicario de Tamaulipas, un médico del Seguro Social y un médico de un hospital privado, un estudiante y un maestro de una normal rural o unos de la universidad nacional, un burócrata, un obrero en una maquiladora, un ama de casa, una trabajadora doméstica: los intereses y necesidades son muy diferentes.
Entonces ¿quiénes somos los mexicanos a los que se dirigen los candidatos? Somos personas con ideas distintas del Estado y sus obligaciones, de la sociedad y las suyas, de la educación, de por dónde caminar (si reformar o conservar), del pasado (con todo y los esfuerzos de la historia oficial por unificarnos), del futuro (al que no a fuerzas todos imaginamos como un edén sin corrupción, pobreza y violencia). Y con ideas distintas de cómo debe ser el ejercicio de poder: si el autoritarismo omnipotente de los presidentes del siglo XX (y de los gobernadores virreyes) o el autoritarismo omnipotente de los legisladores y jueces de hoy.
Entonces, frente a la pregu...