Ricardo Raphael
Image

Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en ciencias políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia (Sciences Po). Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Fue secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional y representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. También fue Coordinador de la Comisión Ciudadana contra la Discriminación, fue defensor de la audiencia de canal 11 y subdirector de opinión del periódico El Universal. Como periodista conduce el programa ESPIRAL, programa semanal de Once TV México, es analista político del noticiero ENFOQUE de NRM y del noticiero nocturno de Proyecto 40.

Muestra

[Política Zoom]

Domingo, 15 de septiembre de 2019 22:16 Ricardo Raphael

A coger gachupines

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

"Caballeros, somos perdidos, aquí no hay más recurso que ir a coger gachupines". Esas fueron las palabras que el cura Miguel Hidalgo y Costilla pronunció cuando lo enteraron de que la conspiración independentista había sido descubierta.
Fue Juan Aldama quien llevó la noticia y cuentan que Ignacio Allende propuso a los instigadores que se escondieran hasta que las circunstancias fueran favorables. Pero Hidalgo se negó. Era en ese momento que debía ocurrir el levantamiento así que en la madrugada del 15 de septiembre de 1810 acudió a liberar presos y tomó 20 mil pesos que había en la subdelegación de Dolores.
Hacia las cinco de la mañana el padre de la patria hizo sonar la campana. Para ese momento se habían juntado más de 600 personas dispuestas a tomar lanzas y espadas en contra de un gobierno que no tenía suficiente legitimidad.
Un par de meses después, el levantamiento social encabezado por Miguel Hidalgo sumó casi 80 mil almas: una genuina revuelta popular que incendió el país para derrocar al mal gobierno.
El malestar de los habitantes de la Nueva España tenía un doble origen: de un lado trescientos años de jerarquías arbitrarias donde el solo hecho de haber nacido en la península ibérica concedía privilegios repudiabl...