Ricardo Raphael
Image

Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en ciencias políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia (Sciences Po). Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Fue secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional y representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. También fue Coordinador de la Comisión Ciudadana contra la Discriminación, fue defensor de la audiencia de canal 11 y subdirector de opinión del periódico El Universal. Como periodista conduce el programa ESPIRAL, programa semanal de Once TV México, es analista político del noticiero ENFOQUE de NRM y del noticiero nocturno de Proyecto 40.

Muestra

[Política Zoom]

Miércoles, 20 de septiembre de 2017 21:48 Ricardo Raphael

Los sin techo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Según cifras oficiales el sismo del martes ha dejado hasta ahora alrededor de 200 personas muertas y poco más de 2 mil heridas. Pero la cifra que aún no se conoce es la de quienes temporal o definitivamente se quedaron sin techo, y este número se antoja gigantesco.
Los daños estructurales de las viviendas ubicadas en las zonas afectadas son todavía difíciles de cuantificar porque los expertos en protección civil no se dan abasto para cubrir la abrumadora demanda de diagnóstico que con prisa les requiere.
Por todas partes hay escaleras rotas, trabes quebradas, columnas con fisuras, fugas de gas y agua, pisos cuarteados y yeso en pedazos. ¿Qué tan grave es el daño de cada inmueble? Tardaremos varios días y quizá semanas antes de saberlo, pero, mientras tanto, el sentido común ha llevado a que miles abandonen su vivienda.
Por temor a que una réplica o un problema estructural lleve abajo las construcciones, son demasiados quienes hoy padecen esta circunstancia.
Los que tienen mayor fortuna se han mudado a vivir a casa de un familiar, un amigo o algún conocido. La solidaridad mexicana en esto es proverbial. Un pedazo de colchón o de sofá no se le niega a nadie. Hay, sin embargo, quienes no han tenido esta suerte y llevan un par de noches dur...