Ricardo Raphael
Image

Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en ciencias políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia (Sciences Po). Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Fue secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional y representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. También fue Coordinador de la Comisión Ciudadana contra la Discriminación, fue defensor de la audiencia de canal 11 y subdirector de opinión del periódico El Universal. Como periodista conduce el programa ESPIRAL, programa semanal de Once TV México, es analista político del noticiero ENFOQUE de NRM y del noticiero nocturno de Proyecto 40.

Muestra

[Política Zoom]

Domingo, 26 de noviembre de 2017 20:07 Ricardo Raphael

La liturgia del despistado

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

¿Meade o no Meade? Esa pareciera ser ahora la confusión. Por primera vez en su larga relación política, Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto exhibieron un desencuentro.
Al presidente no le cayó bien que su secretario de Relaciones Exteriores elogiara con exceso de adjetivos a José Antonio Meade. ¿Dónde se equivocó Videgaray? ¿En el nombre, en los atributos, en la forma, en el método?
El primer priísta de la nación lo regañó por no plegarse a la ceremonia prevista, a los rituales establecidos, a los actos solemnes que forman parte de la liturgia concebida para destapar al próximo candidato presidencial de su partido.
¿Y cuál es esa liturgia? He ahí el verdadero dilema: si Videgaray —el hombre más cercano a Peña Nieto— no es capaz de leer esa liturgia, ¿quién entonces?
No es Meade y sus atributos, ni Videgaray y sus despistes, sino la ausencia de liturgia. Cada vez que se le pregunta al presidente por este tema cantinflea como los grandes: muévanse, pero no se muevan; aspiren, pero no demasiado; levanten el dedo, pero solo el mío cuenta; un priísta, pero no priísta, etcétera, pero no etcétera.
En este tema Peña Nieto recuerda al peor de los Peña Nieto: el que no supo explicar en 2009 cómo murió su primera e...