Porfirio Muñoz Ledo
Image

Ex embajador de México ante la Unión Europea. Su trayectoria política es amplia y reconocida: fue fundador y presidente del PRD, senador, diputado federal y candidato a la Presidencia de la República por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) para la elección de 2000 (a lo cual renunció para sumarse a la Alianza por el Cambio, cuyo candidato era Vicente Fox). Se ha desempeñado, además, en diversos puestos del servicio público. Ha sido docente en la Escuela Nacional Preparatoria, la Facultad de Ciencias Políticas en la UNAM, la Escuela Normal Superior, El Colegio de México y la Universidad de Toulouse en Francia.

Muestra

La hora cero

Viernes, 7 de septiembre de 2018 19:11 Porfirio Muñoz Ledo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Vivimos un momento de cambio histórico, una nueva relación entre el poder y la sociedad; un compromiso de todos por acatar la voluntad ciudadana en el sentido de concretar la Cuarta Transformación política del país. El mandato popular es claro para la creación de una Nueva República. A continuación les compartiré el texto que pronuncié en la apertura de sesiones del Congreso de la Unión:
Subrayo en esta ocasión la palabra Honorable porque pretendemos que el Poder Legislativo sea motivo de honor y no de vergüenza para nuestros compatriotas.
Agradezco la presencia en este recinto del presidente consejero del Instituto Nacional Electoral y de la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Gracias en gran medida a la solidez que han alcanzado estas instituciones, celebramos después de muchos años, los primeros comicios libres, auténticos y universalmente reconocidos. El anhelo ancestral de los mexicanos por el sufragio efectivo.
Hoy se consuma una transición democrática iniciada hace treinta años por una ciudadanía emergente, sus organizaciones y la oposición política del antiguo régimen. Decía mi maestro Jaime Torres Bodet que hay leyes que están escritas no sólo con tinta, sino también con sangre. Es el caso por anto...