Porfirio Muñoz Ledo
Image

Ex embajador de México ante la Unión Europea. Su trayectoria política es amplia y reconocida: fue fundador y presidente del PRD, senador, diputado federal y candidato a la Presidencia de la República por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) para la elección de 2000 (a lo cual renunció para sumarse a la Alianza por el Cambio, cuyo candidato era Vicente Fox). Se ha desempeñado, además, en diversos puestos del servicio público. Ha sido docente en la Escuela Nacional Preparatoria, la Facultad de Ciencias Políticas en la UNAM, la Escuela Normal Superior, El Colegio de México y la Universidad de Toulouse en Francia.

Muestra

¿Dónde quedó el Comando Supremo?

Viernes, 1 de noviembre de 2019 20:52 Porfirio Muñoz Ledo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Todas nuestras grandes transformaciones tuvieron como jefes a civiles que encabezaron ejércitos populares —Hidalgo, Juárez, Carranza—. La felonía de Victoriano Huerta contra Madero desató el proceso revolucionario que dio origen a un sinnúmero de movimientos armados, eficaces pero efímeros. El intento de sublevación entorno a Adolfo de la Huerta al término del gobierno de Obregón inspiró a la tarea del General Calles, encomendada a Joaquín Amaro, de construir un sólo ejército y profesionalizarlo. De ahí la doble denominación del general secretario empleado hasta ahora. Luego aparecieron la Marina y la Fuerza Aérea unificadas en un comando único bajo el mando supremo del Presidente de la República.
Este conjunto de hechos nos diferenció políticamente de los países de América Latina y fue una clave mayor de la estabilidad y desarrollo de México. Preparó además el advenimiento del "civilismo" promovido por el general Cárdenas al separar "al ejercito de la política para consagrarse al cumplimiento de su misión". Más tarde los generales Juan Andreu Almazán y Miguel Henríquez Guzmán se enfrentaron electoralmente a los "gobiernos revolucionarios", pero al final no optaron por el camino de las armas.
Comenzó así la era del prestigio civil de los mil...