Muestra

[Almacén de Asombros]

Viernes, 9 de junio de 2017 18:45 Ángel Gilberto Adame

Regreso de la URSS

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

La censura ha figurado como el rostro bifronte de toda actividad que no es fiel a la ortodoxia de su época, ya sea esta religiosa, ideológica o científica. Durante más de 500 años la iglesia católica consignó la herejía mediante la creación y actualización del "Index librorum prohibitorum", obra que enlistaba los libros que se consideraban perniciosos para la fe. En 1966 el "Index" desapareció, sin embargo, las prácticas censoras se han incrementado en muchos otros terrenos, y en la mayoría de los casos están cobijadas por el fanatismo. Uno de los autores condenado por el clero reaccionario y por la izquierda radical fue el insigne polemista francés André Gide.
Con motivo de los funerales de Máximo Gorki, Gide viajó a la URSS acompañado por una comitiva de artistas. Se vivía entonces un fervor en la intelectualidad por el triunfo del comunismo y la llegada de una preceptiva que aspiraba a una depuración moral basada en la militancia partidista.
Según su testimonio, que publicó bajo el título "Regreso de la URSS" (1936) y que le valió la animadversión de sus contemporáneos, Gide refiere que decidió apearse de los oropeles de la fama y entrar en contacto directo con los obreros. Para su regocijo, presenció una especie de frat...