Sabina Berman
Image

Periodista y escritora de ficción – de drama y de prosa-. Ha escrito para el teatro Entre Villa y una Mujer desnuda, Moliere, eXtras, Feliz Nuevo Siglo Doctor Freud, Testosterona, entre otras obras, que se han montado en nuestro país, distintos países de Latinoamérica y Europa, y el mundo de habla inglesa. Ha escrito dos novelas, La Mujer que buceó en el corazón del mundo (editada en 33 países) y El Dios de Darwin. Entre los reconocimientos que ha recibido su trabajo, destacan el Premio Nacional de Periodismo y el Premio de la Feria Internacional de Frankfurt, Alemania.

Muestra

[Fábulas]

Sábado, 25 de noviembre de 2017 21:13 Sabina Berman

El Colegio Nacional o el privilegio de nacer hombre

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Cuando le preguntaron a Diego Rivera por qué él era miembro del Colegio Nacional y su mujer, Frida Kahlo, no, respondió:
—Porque es mi mujer—. Agregó: —La Tullidita. Yo pinto murales, ella cuadritos. Yo pinto la Historia de la Patria. Ella papayas y changos.
Ya sabemos lo que la azarosa Historia decidió sobre la trascendencia de Diego y de Frida. Hoy Frida es una pintora de reputación internacional, Diego ya no.
Lo mismo pudo haber dicho el colegiado José Clemente Orozco de la ausencia de Leonora Carrington.
—Leonora es la amante de Max Ernst y pinta cuadritos, yo muralotes. Por eso no está en el Colegio Nacional.
De nuevo la Historia le jugó rudo al pintor. Leonora hoy está en los grandes museos del mundo, José Clemente no.
Más recientemente, en nuestros días, cuando le preguntaron al magistrado de la Suprema Corte José Ramón Cossío, por qué él era miembro del Colegio Nacional y la magistrada Olga Sánchez Cordero no, la respuesta fue más misteriosa.
—No sé.
Y esa es la razón oficial por la cual Cossío es colegiado y Olga no.
Olga llevó a nuestras leyes la liberalización del aborto, la protección de las mujeres divorciadas, la tipificación del feminicidio como crimen y los ...