Sabina Berman
Image

Periodista y escritora de ficción – de drama y de prosa-. Ha escrito para el teatro Entre Villa y una Mujer desnuda, Moliere, eXtras, Feliz Nuevo Siglo Doctor Freud, Testosterona, entre otras obras, que se han montado en nuestro país, distintos países de Latinoamérica y Europa, y el mundo de habla inglesa. Ha escrito dos novelas, La Mujer que buceó en el corazón del mundo (editada en 33 países) y El Dios de Darwin. Entre los reconocimientos que ha recibido su trabajo, destacan el Premio Nacional de Periodismo y el Premio de la Feria Internacional de Frankfurt, Alemania.

Muestra

[Fábulas]

Sábado, 1 de diciembre de 2018 20:47 Sabina Berman

El año en el que vivimos en el futuro

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

Considere el lector, la lectora, que les aquejaba una locura. Eran víctimas de una suerte de esquizofrenia. Por lo demás, aquella era la condición de su especie: una especie que vivía en la imaginación, no en la realidad.
Un tal Carlos Marx lo llamó enajenación, más breve y preciso.
Vivían con las terminaciones del sistema nervioso excitadas a causa del lenguaje: las palabras les imponían sobre el iris imágenes; en la piel fríos y calores o picazones; en las narices olores; en las lenguas sabores intensos e instantáneos.
Vivían pues percibiendo lo nombrado y ausente. Soñando con los cinco sentidos.
Pero ese año la locura creció en ambición. Esos dementes se pusieron a imaginar en conjunto un país futuro.
De nuevo, era parte de los rituales de esa rara especie: cada X años, en cada país, varios habladores ponían a consideración el sueño de un país futuro a los pobladores y ellos luego votaban por el que les parecía el sueño más provechoso.
Ese método periódico de crear alucinaciones enormes y colectivas se llamaba, y no es ironía, el gobierno del pueblo, Democracia, cuando debía haberse llamado Morfeocracia, el poder del sueño.
Pero volviendo al relato: sucedió que ese año, uno de los habladore...