Gabriel Guerra Castellanos
Image

Es presidente y director general de Guerra Castellanos y Asociados, empresa líder en temas de comunicación estratégica. Tiene una amplia experiencia en asuntos internacionales, habiendo vivido y estudiado en Israel y la antigua República Democrática Alemana, donde sus padres fueron representantes de México. Habla español, inglés y alemán, y tiene conocimientos básicos de francés y ruso. En el sector público fue agregado cultural en la embajada de México en la antigua Unión Soviética; agregado de prensa en la embajada de México en Alemania Federal y cónsul general de México en Toronto. Fue también director de información internacional de la Presidencia de la República. Ha publicado regularmente artículos de opinión en diarios nacionales hasta su incorporación en mayo de 2008 a EL UNIVERSAL, donde escribe la columna “El mundo según Guerra”.

Muestra

Gabriel Guerra Castellanos

Martes, 16 de marzo de 2021 21:27 Gabriel Guerra Castellanos

Vueltas al mundo

(MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)

La pandemia nos tiene colectivamente hartos, queridos lectores, hasta el copete. Cada quien intenta la mejor manera de sobrellevar la combinación de encierro, convivencia (o soledad) obligada, trabajo a distancia (para quienes tienen esa doble fortuna), dificultades económicas, duelos por quienes han muerto o enfermado, angustias individuales y colectivas, y una larga, muy larga lista de etcéteras.
La gente busca, y a veces encuentra, alivio o distracción en las actividades más diversas. Las obvias son la pantalla, ya sea en su variante de tableta, computadora o TV; la lectura, lo mismo de periódicos que de revistas o libros; los juegos de mesa, que hoy se pueden dar incluso a distancia; y hasta los rompecabezas o equivalentes. Lo que importa es mantener la mente ocupada, pero también distraída, una combinación no siempre fácil. Y es que el exceso de concentración nos puede hacer incluso más daño que la dispersión mental.
Hay quien viaja, figurativamente hablando. Sí, ya sé que también algunos viajan físicamente, unos con más precauciones que otros, pero escribo estas líneas pensando más en quienes —por las razones que sean— han optado por el encierro como la mejor vía de prevención ante esta tan atípica como inusitada circuns...